Todo sobre la Masturbación Masculina

Según los especialistas en sexualidad, la masturbación es una práctica que alivia la tensión y el estrés acumulado; y una experiencia placentera, divertida y hasta saludable, ya que de este modo, uno aprende a conocer su cuerpo y sus zonas erógenas para luego mostrárselo a su pareja. La masturbación en soledad, o compartida con una pareja, puede ser una forma excitante y en extremo placentera de hacer el amor.

La masturbación es normal tanto en hombres como en mujeres, no obstante, es mucho más común hablar sobre la masturbación masculina, ya que tiene fama de ser la más recurrente. Desde su descubrimiento en la adolescencia, forma una parte sustancial de su vida sexual a lo largo de toda su existencia. Muchos hombres continúan masturbándose durante toda su vida, incluso cuando mantienen relaciones con otra persona.

Si bien la masturbación actualmente sigue siendo un tema tabú, como sociedad hemos avanzado dejando atrás esas antiguas ideas que decían que la masturbación era una enfermedad deshonrosa o que era un pecado (según algunas religiones). De todas formas, para la mayoría de las personas, la experiencia de la masturbación es muy íntima y es uno de los temas más difíciles de tratar.

Expertos en sexología afirman que al experimentar un orgasmo, aumenta la producción de DHEA (la hormona de la juventud) reforzando el sistema inmunitario, la epidermis y la renovación de las células.

Según recientes estudios, indican que una activa vida sexual aumenta las tasas de testosterona y de estrógenos, que son los que contribuyen a un correcto funcionamiento del sistema cardiovascular; y también afirman que cuanto más se masturba un varón con una edad comprendida entre los 20 y los 40 años, está menos sujeto a padecer problemas de próstata.

Asimismo suele ser un excelente analgésico, gracias a una hormona producida llamada oxitocina, que permite el aumento de las tasas de endorfinas, una sustancia analgésica euforizante. Y como si fuera poco, se le atribuyen también los beneficios de un buen somnífero puesto que favorece el descanso nocturno.

Si nos referimos a los diferentes tipos de prácticas, cada persona es única, y así es su forma de masturbarse. Y hay distintos estilos, no existe una técnica que sea la del “manual” solamente. Algunos hombres prefieren hacerlo frotándose contra algo (hay que tener precaución con esta práctica para que no se irrite la piel), otros prefieren hacerlo con la mano, otros disfrutan poniéndose cierta ropa, otros mirándose al espejo, otros miran revistas o películas, algunos lo hacen de pie e incluso otros sentados.

Para la masturbación masculina se fabrican cada vez más variedad de juguetes eróticos que ofrecen un nuevo mundo de experiencias y sensaciones simulando diferentes posturas y efectos, dependiendo del modelo.

Unos de los más novedosos juguetes en el mercado de los Masturbadores Masculinos, son los simuladores de felación, bocas succionadores o masturbadores con formas vaginales con los cuales podréis disfrutar de una experiencia tan placentera como si fuese real.

Dejar respuesta